Me gustaría presentarme con mis 3 “te quiero” atragantados,

el deseo que pedí en mi último cumpleaños

y el rincón de Chapadmalal que tiene de nombre y apellido mi amor propio.

No me interesa hablarte sobre mi edad, colegio o que quiero ser cuando sea grande.

¿Por qué la edad se mide en años?

El tiempo no es sinónimo de realmente haber vivido.

Prefiero hablarte sobre las cartas que escribí y nunca llegaron a su destino,

las noches bailando con mis amigas que se volvieron días

o esa vez que por 12 días no usé el celular para probarme un par de cosas a mi misma.

Tengo guardados 11 abrazos que me hicieron sentir más que cualquier palabra.

5 canciones que me ponen la piel de gallina cada vez que las escucho

y una saga de libros a la cual suelo escaparme cuando necesito un recreo de la realidad.

Me encuentro en una guerra constante entre lo que pienso y lo que siento.

Según mis amigas, se debe a mi sol en Virgo y luna en Cáncer.

Me gustaría presentarme con lo que soy y no lo que tengo.

Con mi presente, sin mis ataduras del pasado ni expectativas del futuro.

Con mi pelo rojo, y como me costó aprender a quererlo,

de la mano de las incontables pecas de mi cara.

Entre miradas - Juana Christophersen

$9.800,00

6% de descuento pagando por transferencia bancaria

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

Me gustaría presentarme con mis 3 “te quiero” atragantados,

el deseo que pedí en mi último cumpleaños

y el rincón de Chapadmalal que tiene de nombre y apellido mi amor propio.

No me interesa hablarte sobre mi edad, colegio o que quiero ser cuando sea grande.

¿Por qué la edad se mide en años?

El tiempo no es sinónimo de realmente haber vivido.

Prefiero hablarte sobre las cartas que escribí y nunca llegaron a su destino,

las noches bailando con mis amigas que se volvieron días

o esa vez que por 12 días no usé el celular para probarme un par de cosas a mi misma.

Tengo guardados 11 abrazos que me hicieron sentir más que cualquier palabra.

5 canciones que me ponen la piel de gallina cada vez que las escucho

y una saga de libros a la cual suelo escaparme cuando necesito un recreo de la realidad.

Me encuentro en una guerra constante entre lo que pienso y lo que siento.

Según mis amigas, se debe a mi sol en Virgo y luna en Cáncer.

Me gustaría presentarme con lo que soy y no lo que tengo.

Con mi presente, sin mis ataduras del pasado ni expectativas del futuro.

Con mi pelo rojo, y como me costó aprender a quererlo,

de la mano de las incontables pecas de mi cara.

Mi carrito